Estimado usuario, estás utilizando un navegador que no permite visualizar correctamente esta página. Para solucionarlo, te recomendamos actualizar tu navegador. Para mayor información, consulta: http://bit.ly/1bDDjcL

Endodoncia

Endodoncia

 

El Tratamiento de Conductos o Endodoncia consiste en la remoción del nervio y la desinfección e instrumentación de los conductos radiculares. Se realiza para eliminar el dolor o la infección de un diente que tiene un nervio afectado, por lo cual haciendo este tratamiento se puede evitar la extracción.

Los signos de una pulpa dañada son:

  • Dolor ligero o severo al morder o masticar
  • Sensibilidad prolongada al calor o frio
  • Cambio de color del diente
  • Hinchazón
  • Dolor al tocarse la zona de la encía

En algunas ocasiones no hay ningún síntoma clínico, pero en la radiografía se observa una zona anormal del diente, lo cual indica infección. Si la pulpa esta inflamada o la infección no ha sido tratada, puede existir dolor o un absceso.

Las causas más comunes por las que se requiera de una endodoncia son:

  • Caries profunda
  • Restauraciones extensas
  • Traumatismos
  • Por razones protésicas
  • Por una agresión química que irrite la pulpa
  • Enfermedad periodontal
  • Absceso dental

El tratamiento debe realizarse SIEMPRE bajo aislamiento con el dique de hule para evitar la contaminación con saliva y que los irritantes no se vayan hacia la boca. Dependiendo del diagnóstico, se anestesia o no el diente a tratar. Requiere de 2 citas o más dependiendo de lo difícil del caso.

La endodoncia se realiza a través de un acceso en la corona, que permita la localización y visualización de los conductos, posteriormente se introducen limas para ensanchar los mismos. Ya ensanchados se coloca un medicamento dentro del conducto por una semana para eliminar cualquier bacteria. Una vez que se logra una adecuada desinfección, los conductos se rellenan con un material llamado gutapercha. Todo esto se realiza con el diente aislado de los demás a través del dique de hule. Durante el tratamiento se tomaran varias radiografías.

Frecuentemente existen molestias o dolor al eliminarse la anestesia debido a la manipulación, por lo que será recomendable evitar masticar o morder con el diente por algunos días y tomar analgésicos o desinflamatorios por el tiempo indicado.

Durante el tratamiento de conductos se pueden tener las siguientes complicaciones, aunque son poco comunes:

  • Perforación del diente durante la localización de  los conductos
  • Fractura del instrumento
  • Taponamiento del conducto
  • Desviación del conducto
  • Sobreobturación del conducto
  • Agudización del diente (hinchazón y dolor)

El tratamiento de conductos suele tener aproximadamente un 95% de éxito. Cuando este tratamiento falla, generalmente se debe alguna o varias de las siguientes condiciones:

  • Problemas médicos generales que afecten el proceso de cicatrización
  • Alguna forma irregular de los conductos radiculares
  • Calcificación u obstrucción de los conductos
  • Infección crónica
  • Fractura de alguna de las raíces
  • Que no se restaure el diente en un periodo de por lo menos 15 días

Los casos que han fracasado requerirán de un retratamiento (volver hacer la endodoncia) o una cirugía endodóntica, la cual consiste en descubrir la encía para llegar directamente a la raíz afectada, cortar en pequeña porción, limpiarla y sellarla. Posteriormente se colocan suturas que se retiran a la semana.

En dado caso que el retratamiento o la cirugía endodóntica también fracase, LA EXTRACCION SERA NECESARIA.

 

El Tratamiento de Conductos o Endodoncia consiste en la remoción del nervio y la desinfección e instrumentación de los conductos radiculares. Se realiza para eliminar el dolor o la infección de un diente que tiene un nervio afectado, por lo cual haciendo este tratamiento se puede evitar la extracción.

Los signos de una pulpa dañada son:

  • Dolor ligero o severo al morder o masticar
  • Sensibilidad prolongada al calor o frio
  • Cambio de color del diente
  • Hinchazón
  • Dolor al tocarse la zona de la encía

En algunas ocasiones no hay ningún síntoma clínico, pero en la radiografía se observa una zona anormal del diente, lo cual indica infección. Si la pulpa esta inflamada o la infección no ha sido tratada, puede existir dolor o un absceso.

Las causas más comunes por las que se requiera de una endodoncia son:

  • Caries profunda
  • Restauraciones extensas
  • Traumatismos
  • Por razones protésicas
  • Por una agresión química que irrite la pulpa
  • Enfermedad periodontal
  • Absceso dental

El tratamiento debe realizarse SIEMPRE bajo aislamiento con el dique de hule para evitar la contaminación con saliva y que los irritantes no se vayan hacia la boca. Dependiendo del diagnóstico, se anestesia o no el diente a tratar. Requiere de 2 citas o más dependiendo de lo difícil del caso.

La endodoncia se realiza a través de un acceso en la corona, que permita la localización y visualización de los conductos, posteriormente se introducen limas para ensanchar los mismos. Ya ensanchados se coloca un medicamento dentro del conducto por una semana para eliminar cualquier bacteria. Una vez que se logra una adecuada desinfección, los conductos se rellenan con un material llamado gutapercha. Todo esto se realiza con el diente aislado de los demás a través del dique de hule. Durante el tratamiento se tomaran varias radiografías.

Frecuentemente existen molestias o dolor al eliminarse la anestesia debido a la manipulación, por lo que será recomendable evitar masticar o morder con el diente por algunos días y tomar analgésicos o desinflamatorios por el tiempo indicado.

Durante el tratamiento de conductos se pueden tener las siguientes complicaciones, aunque son poco comunes:

  • Perforación del diente durante la localización de  los conductos
  • Fractura del instrumento
  • Taponamiento del conducto
  • Desviación del conducto
  • Sobreobturación del conducto
  • Agudización del diente (hinchazón y dolor)

El tratamiento de conductos suele tener aproximadamente un 95% de éxito. Cuando este tratamiento falla, generalmente se debe alguna o varias de las siguientes condiciones:

  • Problemas médicos generales que afecten el proceso de cicatrización
  • Alguna forma irregular de los conductos radiculares
  • Calcificación u obstrucción de los conductos
  • Infección crónica
  • Fractura de alguna de las raíces
  • Que no se restaure el diente en un periodo de por lo menos 15 días

Los casos que han fracasado requerirán de un retratamiento (volver hacer la endodoncia) o una cirugía endodóntica, la cual consiste en descubrir la encía para llegar directamente a la raíz afectada, cortar en pequeña porción, limpiarla y sellarla. Posteriormente se colocan suturas que se retiran a la semana.

En dado caso que el retratamiento o la cirugía endodóntica también fracase, LA EXTRACCION SERA NECESARIA.

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

Cuando es necesario el tratamiento de endodoncia?

Este  se realiza cuando la pulpa se inflama o se infecta. La inflamación puede ser ocasionada por golpes o algún tratamiento previo, mientras que la infección  por caries profunda, varios procedimientos dentales previos,  traumatismos severos o tratamientos de endodoncia deficientes.

Quien realiza el tratamiento de endodoncia?

Los endodoncistas, ellos son odontólogos especializados en la materia.

Cuáles son los síntomas más comunes que un paciente experimenta, en un diente que pueda necesitar tratamiento de endodoncia?

Estos son sensibilidad a los cambios de temperatura que permanezcan por más de diez segundos, sensibilidad a la masticación e hinchazón.

Puede un antibiótico evitar una endodoncia?

No, el antibiótico únicamente nos ayudará a tener un control de la infección durante el tratamiento, pero el factor que causa la infección solo será removido a través de la endodoncia

El tratamiento de endodoncia salva el diente?

Sí, siempre y cuando el paciente regrese a la colocación de su restauración definitiva, este seguirá funcionando igual que cualquier otro diente que no tenga tratamiento de endodoncia.

Sentiré molestias durante o después del tratamiento?

La mayoría de los pacientes, no reportan dolor y se sienten bien durante y después del procedimiento; aunque puede haber casos en los que se presente cierta sensibilidad durante los primeros días, controlable con un analgésico.

Una endodoncia puede causar que mi diente se rompa?

No, aunque el diente pierda humedad después de terminado el tratamiento, esto no representa una causa para inducir una fractura, los dientes que la llegan a presentar son aquellos que previo al tratamiento presentaban líneas de fractura o fisura, además  de una restauración defectuosa.

Cambiara de color mi diente?

No, un tratamiento de endodoncia bien realizado evitara la pigmentación del diente, y aunque existan dientes que previo al tratamiento presenten un cambio de coloración, estos pueden ser sometidos a un tratamiento de blanqueamiento interno, para recuperar el tono original.

Puedo comer de todo durante y después del tratamiento?

Sí, en realidad no existe ninguna relación a nivel biológico, entre comida y tratamiento.

Tips

Tips

  • Si tu doctor te remite a un tratamiento de endodoncia, no lo dejes para después el dolor puede llegar a ser muy molesto.
  • Al primer síntoma de hinchazón, hazte un chequeo, seguramente necesitas un tratamiento de endodoncia
  • Los antibióticos que te receta el endodoncista, tómalos tal cual te indiquen, recuerda que tú mismo puedes complicar el tratamiento.
  • No dejes ningún tratamiento a la mitad, de ser algo sencillo, se puede generar una infección
  • No creas lo que los demás digan, más bien cerciórate que el tratamiento lo haga un especialista.
  • Si sufres algún golpe, pero no presentas síntomas, observa que tu diente no cambie de color, al primer cambio hazte un chequeo.
  • Si eres muy nervioso, puedes pedirle a tu doctor que te lo hagan bajo sedación.
  • El tratamiento de endodoncia puede ser una cita larga, puedes llevar tu propia música para escuchar.
  • Asegurate de regresar a tus chequeos anuales después de terminada la endodoncia.